comment 0

Las calles (como tú)

Me pierde la sensación de tener delante de mí algo que no conozco, algo que nunca he visto antes, algo que no alcanzo a comprender del todo bien.

Como cuando recorro por primera vez una ciudad extranjera y empiezo a andar sus calles a ciegas, sin mapas ni guías. Lo hago siempre así. Avanzo sin tan siquiera plantearme a dónde quiero ir.

Todo se vuelve extraño cuando caminas de esa manera: las caras, las señales de tráfico, las tiendas, las lenguas que oigo a la gente hablar… Cuanto más raro sea lo que me rodea, mejor. Cuanto más me confunda, más siento el deseo de llegarlo a conocer. Es como si tratase de medir mis propias fuerzas tratando de salir de laberintos en los que en realidad deseo entrar.

En ese momento me parece que todas esas calles me retan tratando de impresionarme y hacerme pequeña. Pero entonces las descubro, las desnudo y me deslizo por ellas hasta entenderlas.

Aunque en realidad no sepa bien a quién trato de conocer más, si a mí o a ellas, me pierde el misterio. Me puede el vértigo de saber que el enigma podría llevarme con él, que puedo perder o ganar, que en realidad no sabré qué va a ocurrir desde que empiezo hasta que llega el final.

Anuncios
comment 0

Quien quiera querer.

La gente que huye al amor
como quien corre en estampida,
¿qué problema tendrá con querer,
si querer salva la vida?

Más miedo tengo yo al odio,
al rencor y al miedo mismo.
La gente que no teme al amor
es la que no cae al abismo.

comment 0

El teu cos i el teu cor.

Jo no vull el teu cor,
o això vull dir que em crec.
Vull sentir el teu cos,
i passar-hi el temps.

Estar tant i tant a prop,
estar tant i tant dins teu.

Tragar-me la teva saliva,
que em faci vibrar la teva veu.
I quedar-me dins dels teus pulmons,
més que estar a sobre teu.

Estar tant i tan dins,
estar tant i tan a prop.

Jo no vull el teu cor,
o això em crec que em crec.